Sueños de Eternidad

LI (51)

La caída de una flor en el estanque,
el susurro de los alisos de la orilla,
la danza de una mariposa nocturna,
el murmullo de las piedras mojadas.
Una eternidad en un segundo,
la música de eternos trovadores,
la luz capturada en polvo de estrellas,
el ronco respirar del corazón del río.
Y las ninfas se tornan musas;
y las musas, ninfas.
Y las flores nacen,
y las notas son tañidas,
y el fuego resurge,
y las estrellas brillan
del aquí al ahora,
del infinito a la eternidad,
del papel al aire,
del poeta a la historia.

Nauta

Puedes contactar conmigo en: maese_j@hotmail.com