Sueños de Eternidad

LXXI (71)

Dos veces doce.
Doce velas lánguidas en la mesa.
Doce vueltas a la arena del tiempo.
Tiempo pasado, tiempo invertido.
Invertido en una apuesta incierta,
en un futuro desconocido.
Siete pasos cuatro veces.
Horizontes tras horizontes
en invisibles capas sin sentido.
Y de nuevo doce,
doce caminos en una vida,
la vida del presente de uno,
que permiten un sueño,
el sueño de la esperanza en el tiempo.

Nauta

Puedes contactar conmigo en: maese_j@hotmail.com