Sueños de Eternidad

LXXXI (81)

Silencio.
Y negros, y oscuros,
los eslabones de la cadena.
Frío.
Y negra, y oscura,
la inquebrantable puerta.
Humedad.
Y negra, y oscura,
la piedra de los muros.
Y el paso del tiempo indeterminado,
descrito por carreras de luz sólida
contra ese único oponente.
Y la vida sucediéndose,
en aquella prisión injusta,
sin ninguna respuesta.

Nauta

Puedes contactar conmigo en: maese_j@hotmail.com